Connect with us

MUNDO

Muere a los 74 años R. Lee Ermey el recordado sargento de “Nacido para matar”

Published

on

El actor, que sirvió en los Marines durante la guerra de Vietnam, fue el primer militar retirado de la historia del cuerpo en ser ascendidoEl actor estadounidense R. Lee Ermey, conocido por su memorable interpretación del duro y temible sargento Hartman de La Chaqueta Metálica (Full Metal Jacket) y que sirvió en los Marines de Estados Unidos durante la guerra de Vietnam, ha muerto este domingo a los 74 años a causa de una neumonía.

Su representante, Bill Rogin, lo ha confirmado en su cuenta de Twitter. “Con profunda tristeza lamento informarles a todos de que R. Lee Ermey murió está mañana por complicaciones de una neumonía. Todos te extrañaremos. Semper Fi, Gunny. Buena suerte”, ha escrito Rogin en referencia al lema del Cuerpo de los Marines, en el cual Ermey sirvió de 1961 a 1971, cuando le dieron de baja por motivos de salud. Como marine, pasó 14 meses en Vietnam y también estuvo en dos ocasiones en Okinawa (Japón).

Ermey, apodado The Gunny (el artillero), fue ascendido a sargento de artillería en 2002 una vez retirado, lo que lo convirtió en el primer militar retirado de la historia de los Marines en ser ascendido hasta esa fecha.

Una vez acabó la guerra de Vietnam en 1975, Ermey estudió arte dramático en la Universidad de Manila, en Filipinas. Mientras estudiaba, consiguió un papel en Apocalypse Now (1979), de Francis Ford Coppola. Hizo de piloto de helicóptero y colaboró como consejero técnico con Coppola.

Pero su interpretación más memorable y la que le hizo mundialmente famoso es la del malhumorado y brutal sargento Hartman en La Chaqueta Metálica, rodada por Stanley Kubrick en 1987, en la que trata de convertir a reclutas inexpertos en marines preparados para el combate. Aunque en un principio fue contratado como consejero, Kubrick quedó tan impresionado con una cinta que había grabado el propio Ermey que lo incluyó en el reparto.

Kubrick permitió a Ermey improvisar, escribir o modificar varias líneas de diálogo y comentó que siempre quedaba satisfecho con su actuación en dos o tres tomas, algo muy inusual en la carrera del realizador.

“Soy el sargento de artillería Hartman, vuestro instructor jefe. A partir de ahora únicamente hablareis cuando se os hable y la primera y la última palabra que saldrá de vuestros sucios picos será señor”. Así se presentaba a sus reclutas el sargento, dejó innumerables frases para el recuerdo, la mayor parte dirigidas al “recluta patoso”, interpretado por Vincent D’Onofrio, quien sufría los abusos verbales y físicos por parte de su superior.

Ermey fue nominado al Globo de Oro al Mejor Actor de Reparto por su interpretación en La Chaqueta Metálica. Durante sus cerca de 40 años de carrera como actor, apareció en 60 películas, frecuentemente en papeles relacionados con el Ejército y en algunas de gran renombre como La matanza de Texas, Leaving Las Vegas, Seven, Misisipi en llamas y Pena de muerte, entre otros títulos.

El intérprete también dio voz al personaje de Sarge en las tres entregas de Toy Story, una labor que hizo en series como Bob Esponja, The Simpsons o Padre de familia.

 

Agencias/Elpais

Continue Reading

MUNDO

El akita, el perro japonés que conquista los corazones extranjeros

Published

on

¿Qué tienen en común el actor estadounidense Richard Gere, el icono francés del cine Alain Delon y la joven patinadora rusa Alina Zagitova? Los tres son amantes de los perros akita, una raza japonesa que suscita un creciente entusiasmo en todo el mundo.

En los últimos años, el número de propietarios extranjeros de esos perros se disparó, superando incluso la demanda nacional.

Esa raza, parecida a los huskies rojos, adquirió aún más fama a principios de año cuando Zagitova proclamó su amor por ella tras haber visto akitas mientras se entrenaba en Japón. Responsables locales le prometieron entonces regalarle uno.

Ese entusiasmo no sorprende a Osamu Yamaguchi, de 64 años, criador de akitas en Takasaki, en la región de Gunma, al noroeste de Tokio.

“Antes, la mitad de mis clientes eran japoneses, y la otra mitad, extranjeros, pero hace poco el número de extranjeros aumentó”, cuenta a la AFP en su jardín, donde cría a una veintena de perros.

Según datos de la asociación de preservación del akita, el número de esos animales con dueños extranjeros era de 33 en 2005, 359 en 2013 y 3.967 el año pasado.

Ese perro, que durante mucho tiempo fue criado para la caza, recibe su nombre de la región del norte de Japón de la que es originario. Mide entre 60 y 70 centímetros y pesa entre 40 y 50 kilos. Tiene orejas muy rectas, unos ojos un poco hundidos y una cabeza que recuerda la de un oso.

– “Tesoro natural” –

Es una de las seis razas japonesas reconocidas oficialmente como “tesoro natural” del país.

Pero las adopciones de akitas se han reducido en Japón durante la última década, en la que se registraron menos de 3.000 perros de esa raza al año, frente a los 40.000 de los años 1970.

“Mucha gente quisiera tener uno, pero no puede porque las normas de su edificio lo prohíbe o porque vive en un lugar demasiado pequeño”, explica Kosuke Kawakita, responsable de la asociación de preservación del Akita en Tokio.

Los extranjeros han tomado el testigo, y Osamu Yamaguchi hace cerca de 20 viajes al año para entregar en persona sus perros, vendidos por unos 200.000 yenes (1.870 dólares), sobre todo en Estados Unidos, Rusia y China.

Según él, los akitas son muy apreciados por su sensibilidad. “Entiende cómo se siento uno, sólo con estar cerca, y es leal”.

Todos los japoneses conocen la historia real de Hachiko, un akita que, en los años 1920, esperaba cada día a que su dueño regresara del trabajo en la estación de Shibuya en Tokio. Un día, su amo murió durante una de sus clases en la universidad imperial de Tokio, pero el perro siguió esperándole delante de la estación durante 10 años.

Hoy en día se puede ver una estatua de Hachiko en Shibuya, e inspiró una película en 2009, con Richard Gere en el papel del profesor.

“La raza akita se ha vuelto muy popular” en todo el mundo después de esa película, explica Kosuke Kawakita, que tuvo más de 30 perros en unos 60 años.

El gobernador de la región de Akita le regaló uno al presidente ruso, Vladimir Putin. Y en China la demanda es tan alta que las tiendas venden “falsos akitas”, falsificando los certificados de pedigrí, añade Kawakita.

Osamu Yamaguchi espera que Japón seguirá criando a akitas, a pesar del menor interés de los habitantes del archipiélago. Le preocupa que desaparezca esa raza “si su país de origen deja de producirlos”.

 

AFP

Continue Reading

NOTICIAS MÁS VISTAS